Día de la Constitución

Volvemos a estar en contacto. En este caso os presento el trabajo ganador en nuestra clase para el concurso de redacción convocado con motivo de la celebración del día de nuestra Constitución:

MUNDO LOCO

En un lugar muy lejano y misterioso existía un pueblo llamado "Revolución", donde no había normas ni leyes, sus habitantes no tenían obligaciones con nada ni con nadie, pero tampoco tenían derechos.

Sus calles estaban sucias, igual que sus casas. Los mayores no trabajaban y, por eso, no ganaban dinero. Conseguían las cosas robando o cogiéndolas de otros sitios. Por eso, casi todos los días había peleas entre vecinos; y los niños no iban a la escuela y se aburrían porque no sabían jugar a nada sin pegarse. No sabían compartir lo que tenían.

Un buen día, recibieron la visita, en el pueblo, de un anciano, que vivía en un pueblo cercano llamado "Constitución". Cuando este anciano vio en las condiciones que estaba el pueblo "Revolución" y cómo vivían sus habitantes, decidió hablar con los jóvenes para explicarles cómo se vivía en su pueblo.
En el pueblo "Constitución" existían unas normas:
- Había que realizar un trabajo.
- Mantener las casas limpias.
- Cuidar las calles, las plazas y los parques.
- Respetar a los vecinos....etc.

Y también les contó que, a cambio, todos los ciudadanos tenían unos derechos:
- Educación para los niños.
- Cuidados sanitarios para todos.
- Recibir un sueldo por el trabajo...etc.

Además hizo una invitación a todos los habitantes de "Revolución" para que visitaran su ciudad y comprobaran que puede existir una convivencia en paz y alegría.

Al día siguiente le acompañaron los habitantes de "Revolución" para poder comprobar como era el pueblo del anciano. Cuando lo vieron se quedaron boquiabiertos al ver la ciudad. Por la tarde volvieron a "Revolución" y se dieron cuenta de que estaba superabandonada y se pusieron manos a la obra. Los mayores intentaron limpiar las calles y plazas, los niños les ayudaban. Así comenzó el cambio y empezaron a sentirse ellos mismos. Así la convivencia mejoró por el orden y la buena voluntad de todos.

Autora: Almudena Marín Toral.

Espero que esta preciosa historia os haya gustado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada